Yoga – Pose restaurativa: piernas arriba en la pared (viparita karani)

Seguramente después de un día de trabajo agotador, regresas extenuada al hogar y sientes tus piernas pesadas y adoloridas. Esta pose de yoga es especial para ese momento. Después de un buen baño, es ideal practicarla con tranquilidad antes de ir a dormir.

Paso a paso

Para su apoyo necesitarás una o dos mantas gruesas dobladas o un almohadón firme o bolster. Tendrás que descansar las piernas en posición vertical (o casi) sobre una pared u otro soporte vertical.
1 - Antes de realizar la pose, determinar dos cosas acerca de su apoyo: tu altura y tu distancia de la pared. Si eres más rígida, el apoyo debe ser más bajo y se coloca más lejos de la pared; si eres más flexible, utiliza un soporte superior que está más cerca de la pared. Tu distancia de la pared también depende de tu altura: si eres baja debes estar más cerca de la pared, si eres más alta te mueves más lejos de la pared. Experimenta con la posición de apoyo hasta que encuentres la ubicación en que te sientas cómoda.
2 - Comienza con un apoyo unos 5 a 6 pulgadas de distancia de la pared. Siéntate de lado con el lado derecho contra la pared, (los zurdos pueden sustituir a la "izquierda" por "derecha" en estas instrucciones). Exhala y, con un movimiento suave, balancea tus piernas hacia arriba en la pared y los hombros y la cabeza ligeramente hacia abajo en el suelo.Las primeras veces que haces esto, puedes deslizarte del apoyo y tumbarte con las nalgas en el suelo. No te desanimes. Intenta reducir el apoyo y/o de moverlo un poco más lejos de la pared hasta que recuperes alguna facilidad con este movimiento y puedas quedar más cerca de la pared.
3 - Compruebe que la parte frontal del torso se arquea suavemente desde el pubis hasta la parte superior de los hombros. Si el frente de su torso parece plana, entonces probablemente has resbalado un poco fuera del soporte. Dobla las rodillas, presione tus pies contra la pared y levanta la pelvis del apoyo unos centímetros, empuja el apoyo un poco más arriba hacia la pelvis, y luego baja tu pelvis sobre el soporte de nuevo.
4 – Levanta y suelta la base del cráneo de la parte posterior de tu cuello y suaviza la garganta. No presiones tu barbilla contra el esternón; deja lugar cómodo entre ambos.. Tome un pequeño rollo (hecho de una toalla, por ejemplo) y colócala abajo del cuello si la columna cervical se siente plana. Abre los omóplatos lejos de la columna y libera las manos y los brazos a los lados con las palmas hacia arriba.
5 - Manten las piernas relativamente firmes lo suficiente para que queden en posición vertical en su lugar. Con una respiración profunda, suelta las articulaciones de los huesos de los muslos y el peso de tu vientre profundamente en el tronco, hacia la parte posterior de la pelvis. Suaviza tus ojos, ciérralos y relájate, ve hacia tu interior.
6 - Permanece en esta posición entre 5 y 15 minutos. Abre los ojos, mueve los dedos de los pies y los dedos de las manos, frótalas una contra la otra y acaricia suavemente tu rostro. Luego desliza el soporte que tienes bajo tu pelvis en el suelo, antes de dar vuelta hacia un lado. A continuación, deslice el soporte hacia un lado, y gira hacia un lado. Quédate así de lado durante unas cuantas respiraciones, y luego siéntate con una exhalación.
Beneficios

Alivia las piernas y los pies cansados.
Estira suavemente los músculos de la parte trasera de las piernas, el torso frontal y la parte posterior del cuello.
Alivia el dolor leve de espalda.
Calma la mente

Es una pose muy beneficiosa para aliviar las molestias de:
• Ansiedad
• Artritis
• Los problemas digestivos
• Dolor de cabeza
• Insomnio
• Migraña
• La depresión leve
• Afecciones respiratorias
• Trastornos urinarios
• Varices
• Los cólicos menstruales
• El síndrome premenstrual
• Menopausia

Luego de practicarla en este horario,tendrás muy buen descanso y felices sueños!

Practica feliz.

Sat nam

 

No hay comentarios

Agregar comentario

Debe ser Conectado para agregar comentarios.