Posiciones de Yoga ¿Hasta dónde llegar?

Algunos sistemas de yoga defienden la idea de que cada practicante debe escuhar a su propio cuerpo y decidir hasta dónde puede llegar, mientras que otros manifiestan que el cuerpo es como un instrumento musical y hay una sola manera de ejecutarlo correctamente. Cada sistema de yoga o instructor hace diferente hincapié sobre el trabajo muscular, el tiempo de permanencia y el estiramiento de las asanas. ¿Cómo, entonces, debemos guiarnos en nuestras prácticas?

 Los Yoga Sutras, uno de los textos más reconocidos de yoga escrito por el maestro Patanjali hace casi 2000 años, nos dicen que una postura debe ser firme y cómoda, existiendo un balance para así poder meditar. Para Patanjali, el objetivo principal de la práctica del yoga es remover aquellas “impurezas” de la mente (pensamientos, sensaciones, entre otras) que no te permiten percibir al verdadero obervador. En su ”sutra” número cuatro, Patanjali explica que “cuando uno sigue identificado con las fluctuaciones de pensamiento de la mente, uno no puede estar en un estado de yoga”. Entonces, lo importante para Patanjali no es cuánto tiempo puedas estar en cierta postura, si no cuánto esa postura te permite aclarar la mente para concentrate en observar tu verdadera esencia.

Laura Ronco, profesora de hatha yoga, yoga chino y yoga de la voz, y coordinadora del estudio Valletierra, parece identificarse con estos pensamientos de Patanjali. Laura nos cuenta que para ella “el yoga es silencio y plenitud de la mente. La mente piesensa, la conciencia observa. Las asanas surgieron de movimientos y estiramientos naturales que los meditarores primero improvisaron espontáneamente, luego estudiaron y finalmente nombraron”, explica Laura. “No todas las posiciones son para todo el mundo en todo momento. No hay que perder el objetivo fundamental, realizamos las posturas para lograr calmar los pensamientos y vivir desde una conciencia superior”.

En cuanto a cómo saber cuánto es mucho y cuánto es muy poco, Laura sugiere “entrar en una postura con absoluta atención en los movimientos, la respiración, el esfuerzo y la relajación de los músculos y tratando al cuerpo de manera cuidadosa, atenta y cariñosa, es un acto de concentración. Es importante tener a alguien que nos pueda orientar y guiar, queda a cada uno explorar con total apertura e inocencia, qué sistema y qué persona que se lo enseñe le resuena más internamente”.

Fuente original: Posiciones de Yoga - ¿Hasta dónde llegar?

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario

Debe ser Conectado para agregar comentarios.